(II) Dolor

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Entre el amplio abanico de cosas que podemos sentir quizá la más peliaguda sea el dolor. Igual que el miedo, tiene una función biológica de protección del cuerpo en caso de peligro, pero también experimentamos dolor a nivel mental y emocional, aunque  bajo otros mecanismos que nos ayudan a evolucionar.

En nuestra amplia andadura vivimos sucesos que nos trastocan tan profundamente que la capacidad asimilación se bloquea. El dolor que persiste genera un punto de ruptura entre el mundo externo y el interno, y nos indica una zona desde donde poder abrir una investigación  y así ampliar niveles de conocimiento. Es un torrente energético que taladra nuestras estructuras para movilizarlas y así poder cambiar.

Sostener el dolor sería la habilidad de dejarse penetrar por él, sin miedo, hasta que traspase lo que debe ser transformado. Resistirse a este proceso genera sufrimiento, y como bien sabemos, no ayuda a resolver nada. Es más, es el indicador de nuestro atasco en la evolución.

Entender profundamente, hacer una buena toma de conciencia, es lo único que disuelve estas formas de dolor. Solicitar ayuda profesional o a gente cercana facilita mucho el proceso, pero al final es uno mismo quien encuentra las claves de lo que necesita.

Escribe una respuesta

¿Quieres emprender tu proyecto en digital?

Si tienes dudas acerca de cómo emprender tu proyecto artístico (clases, academia, coaching…) y necesitas claridad para llevarlo a cabo tengo lo que necesitas.

Algunos enlaces de esta web pertenecen al programa de Afiliados de Amazon ES, gracias a los cuales puedo recibir alguna comisión sin ningún coste adicional para ti. Solo recomiendo recursos que utilizo y que considero las mejores opciones de la actualidad, pero no te sientas obligado a comprarla a través del enlace y valora bien antes lo que realmente necesitas.

Esta web utiliza cookies. Conce nuestra política de privacidad y aviso legal.