(III) Silencio

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El espacio interno es el único lugar que habitamos de forma permanente. Es donde ocurre todo, da igual que te encuentres en tu cuerpo humano o en el mejor de los sueños. Allí dialogas contigo mismo y con los demás, allí dibujas tus reacciones en paisajes tan personales como tú. Y también colocas tus pensamientos, tus dudas y tus conclusiones en forma de biblioteca, pero con el índice de contenidos a tu gusto.

Si no lo conoces, puedes perderte en él. Puedes enfadarte con él. Incluso es fácil llegar a odiarlo. El conocimiento de ti mismo es lo que te permite empezar a reconocerlo. Los miedos, los anhelos, los recuerdos de lo vivido, los mejores talentos, el amor hacia tantas cosas… Todos juntos conforman ese espacio.

Hay algo que nos ayuda a explorarlo hasta los rincones más recónditos: el silencio. Ese silencio activo que surge en el encuentro con uno mismo. Ese que nos lleva a una plenitud que está siempre de fondo y nos resulta tan familiar pero lejana.

Quizá lejana de una sociedad tan ruidosa, fragmentada y frenética. Aquí parece más difícil sostener el silencio y sentirse cómodo en la expansion plena del espacio interno, entre tanto caos.

Pero solo lo parece. Hoy  una música que invita a la expansión.

Escribe una respuesta

¿Quieres emprender tu proyecto en digital?

Si tienes dudas acerca de cómo emprender tu proyecto artístico (clases, academia, coaching…) y necesitas claridad para llevarlo a cabo tengo lo que necesitas.

Algunos enlaces de esta web pertenecen al programa de Afiliados de Amazon ES, gracias a los cuales puedo recibir alguna comisión sin ningún coste adicional para ti. Solo recomiendo recursos que utilizo y que considero las mejores opciones de la actualidad, pero no te sientas obligado a comprarla a través del enlace y valora bien antes lo que realmente necesitas.

Esta web utiliza cookies. Conce nuestra política de privacidad y aviso legal.