Sobre el control

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Uno de los peores enemigos del ser humano, desde siempre. Embriaga con su impronta muchas facetas de la vida, pues cuenta con acérrimos seguidores que alaban la seguridad y el orden que, aparentemente, proporciona. Vive camuflado bajo tantas caretas, como el perfeccionismo, el compromiso o la disciplina, valores muy loables,  pero que se viven con gran tensión y exigencia.

A veces el control surge del miedo: a ser despedido, a que algo se vaya de las manos, a que una relación se termine… Genera patrones obsesivos, espirales de pensamiento que se cierran sobre sí mismos y terminan desbordando la psique. Muchas veces no hace falta ni actuar para estar preso del control,  pues vive sobre todo en nuestra imaginación.

Por suerte la vida nos propone jugar a la incertidumbre. Jugar con el espacio que hay entre las probabilidades, dejarse sorprender por lo inesperado, entrenar la confianza ciega que exigen los saltos al vacío y también la entrega. Permitirse el máximo desprendimiento para que las cosas puedan moverse y transformarse.

Conozco pocos jugadores a quienes les vaya bien en este juego, pero todos tienen una cosa en común: su capacidad para disfrutar de las cosas.

Escribe una respuesta

¿Quieres emprender tu proyecto en digital?

Si tienes dudas acerca de cómo emprender tu proyecto artístico (clases, academia, coaching…) y necesitas claridad para llevarlo a cabo tengo lo que necesitas.

Algunos enlaces de esta web pertenecen al programa de Afiliados de Amazon ES, gracias a los cuales puedo recibir alguna comisión sin ningún coste adicional para ti. Solo recomiendo recursos que utilizo y que considero las mejores opciones de la actualidad, pero no te sientas obligado a comprarla a través del enlace y valora bien antes lo que realmente necesitas.

Esta web utiliza cookies. Conce nuestra política de privacidad y aviso legal.